NUESTRA HISTORIA

En el año 1995 entra a trabajar a PIZZA HOME un joven cadete de 18 años a quién su abuela le había comprado una moto. La firma había abierto sus puertas dos años atrás, Trabajó de cadete cuatro años y con el tiempo se fue ganando un lugar primero en la cocina, luego como ayudante y bachero, más tarde pasó a atender el teléfono; hasta que un día fue nombrado encargado. De a poco empezó a familiarizar con las compras, proveedores, pagos y el mundo gastronómico .Mientras ocupaba ese cargo, comenzó a soñar con su propio negocio, y si bien en su sueño no alcanzaba a ver cómo y cuándo llegaría ese momento, tenía claro que algún día estaría frente a esa posibilidad ya que sabía que el tiempo es el encargado de demostrar el cómo y cuándo, si se tiene un objetivo claro y definido.
Así fue como sucedió en mayo del año 1999 un negocio que había tenido su momento de auge y la oportunidad de ser una marca reconocida a nivel local en la década del 90, había llegado a su fin. Con sólo dos empleados y días de venta de un solo pedido hicieron que Pizza home llegara al punto de no poder sostenerse.
El anterior dueño quería vender y poder cobrar algo de lo que prácticamente no valía casi nada, el candidato estaba parado frente a él, era ese joven “soñador” que había entrado con dieciocho años y ahora tenía veintidós. Lleno de miedos, desconocimientos e incertidumbres, en mayo del 1999 se firmó el boleto de compra y venta y con él, el compromiso con sí mismo de superación y crecimiento constante.
Gracias a la colaboración de su amado y querido abuelo, quién le prestó el dinero para el comienzo y además alguna vez plantó en su conciencia un deseo ardiente de crecer, pudo poner en marcha su gran sueño. El comienzo fue duro y pese a las dificultades por las que atravesó el apoyo familiar y de amigos desde lo humano, sirvieron como sustento inobjetable ante estos momentos de extrema complejidad.
En el año 2003 pese al empeño y el entusiasmo con la que se había arrancado también llegaría un momento crítico, ya que la inexperiencia conjuntamente con la crisis del país de la cual veníamos saliendo pero que había dejado sus huellas, hizo que se tenga que tomar la decisión de cerrar definitivamente o pedirle permiso a los padres para poder llevar la pizzería a un patio lindero de su propiedad.

Esa mudanza fue muy dura, pasar de alquilar un local en calle córdoba con todo adorando a un patio donde se había alcanzado a poner un techo con una lona de camión prestada atada a los arboles y sostenida desde abajo con los caños de gas que había traído del local que acababa de dejar. Paredes de libustrines ya que no había podido levantarlas, un contrapiso sin terminar donde tenía que ponerle a las mesadas y hornos pedazos de madera o suplementos para que quedara en balanza y un desborde de emociones encontradas. Con los años se fueron levantando paredes y cambiando la lona de camión por un techo de chapa y al contrapiso se le pudo hacer una carpeta, estaban mucho más cómodos, pero no dejaba de ser como un galpón en la casa de sus padres.
Sin secundario finalizado, sin ningún tipo de estudios o conocimiento en temas básicos como administración, costos, recursos humanos, marketing, ventas, o gastronomía, abrumado por la situación, se encontraba parado frente a un escenario poco alentador y ese sueño inicial se iba desmoronando. Pero en el año 2004 su perfil inquieto y de introspección hizo que llegara a la conclusión, que la pasión es una condición necesaria para emprender, pero no suficiente y que la única manera de salir adelante y poder afrontar las dificultades y los desafíos de una empresa tan compleja, era con mejores herramientas y esas mismas las encontraría en la capacitación sostenida en el tiempo. Esa decisión fue de las más importantes que se tomaron, dado que se sabía que iba a ser un largo y desafiante camino, pero también se tenía en claro que no tardarían en manifestarse los primeros cambios y en consecuencia el crecimiento sostenido en el tiempo. Frente al entusiasmo de la capacitación y paralelamente ver crecer Pizza Home se empezaron a contratar distintos asesores en marketing, administración gastronómica, ventas, costos, evaluación de proyectos, recursos humanos y publicidad, esos asesores ayudaron a que Pizza Home esté nuevamente de pié, pero esta vez con pilares más sólidos.
La decisión firme de trabajar más en lo importante y menos en lo urgente, rompiendo paradigmas y reformulándose conceptos, fueron claves a la hora ver qué dirección se tomaba.
En el año 2013 en una de sus capacitaciones de couch conoce a quién sería luego su amigo, al responsable de un cambio que nada tendría que ver con el exterior, sino todo lo contrario. Ese profundo conocimiento así mismo le hace reconocer el poder que tenía, ya que le da evidencias de que los logros que había tenido a la fecha nada tenían que ver con el azar y sí con un poder para el logro de los objetivos que se propusiera.